Descripción

Procedimiento destinado a mejorar el aspecto de la piel; se eliminan las células muertas de la capa más superficial de la epidermis y se realiza la extracción de los comedones o “puntos negros”.

Es el primer paso para lograr una mejoría de la piel y luego poder realizar un tratamiento asegurando la mayor y mejor absorción de los productos.