Los peelings son tratamientos que favorecen la renovación de la piel, tanto facial como corporal.

Los utilizamos para patologías como acné, hiperpigmentaciones, cicatrices, crono o fotoenvejecimiento, estrías o simplemente para mejorar la apariencia de la piel.

Se utilizan distintos ácidos, según el tipo de piel, la zona a tratar y el efecto que buscamos.

Son tratamientos ambulatorios, de recuperación rápida y efectos muy satisfactorios.

Video