Es la aplicación de una sustancia dentro de la piel con el fin de atenuar la profundidad de una arruga.

Existen diversos productos para esto. La elección dependerá de la zona a tratar, pudiendo aplicarse en las arrugas de la zona periocular, los surcos nasogenianos o las arrugas peribucales. Además puede aumentarse el volumen de labios, o simplemente redefinir el borde labial.

El efecto se ve en forma inmediata a la aplicación, siendo una práctica sencilla que se realiza en consultorio.

La duración es variable, dependiendo de la sustancia que se utilice variando entre los 6 meses hasta 2 o 3 años según el producto.