Rejuvenecer sin cirugía

Los hilos tensores –también llamados mágicos– son una técnica de medicina estética que tiene como finalidad crear una tensión en la piel para evitar que se vea flácida, disimular las pequeñas arrugas, o elevar ciertas partes del rostro o del cuerpo; además, ayuda a generar la producción de colágeno y elastina, lo que mejora el aspecto y la sujeción de los tejidos, y activa la microcirculación de la zona, aumentando la síntesis de colágeno y la regeneración de las células.

Ventajas:

• Se colocan mediante un procedimiento mínimamente invasivo.
• Reafirman la piel de una manera más disimulada, sin cicatrices.
• Las sesiones son de apenas 30 minutos de duración. Solo se suele necesitar una sesión para cada zona.
• No se requieren cortes, lo que permite hacer vida normal después de salir del centro.
• Mejora el aspecto de la piel aumentando la cantidad de colágeno.
• Los hilos tensores no se notan, aunque pueden ser apreciables al tacto las primeras horas después de la intervención, hasta que comienzan a reabsorberse.
• Los efectos de los hilos mágicos se mantienen incluso después de haber sido absorbidos, pues el colágeno y elastina que generan dan lugar a colágeno nuevo de mejor calidad.
• Se pueden combinar con otros tratamientos, como la mesoterapia facial, la aplicación de bótox, ácido hialurónico o radiofrecuencia, entre otros

Pedí un turno con nuestros profesionales y sacate todas tus dudas.